Ansiedad y depresión ¿Qué dice la biblia al respecto?

Ansiedad y depresión ¿Qué dice la biblia al respecto?

La ansiedad y depresión en los creyentes

La ansiedad y depresión en los creyentes es algo que rara vez se habla, pues hasta cierto punto es mal visto como un signo de debilidad espiritual y falta de fe para muchos. Ya que, al ser estos trastornos asociados con angustia y temor, se asume erróneamente que una persona creyente en Dios y con una fe robusta no debería de estar angustiada ni mucho menos temerosa.

Lo cierto es que la Biblia tiene muchos ejemplos de grandes personajes y héroes de la fe que lucharon con estas condiciones, como lo fueron Moisés, Elías, Gedeón, el Rey David, los Apóstoles de Jesucristo y muchos más. Lo que nos enseña que el ser espiritualmente fuerte o tener una fe robusta no nos hace inmunes a las pruebas y tribulaciones que traen consigo la ansiedad y depresión en nuestras vidas.

Como humanos, claramente vamos a padecer de inquietud o preocupación por el futuro o eventos fuera de nuestro control, y también tendremos períodos de tristeza o desesperanza que afectarán nuestra capacidad para funcionar normalmente. La buena noticia es que la biblia también nos enseña que si bien es cierto podemos padecer de estas condiciones, estas también pueden ser conquistadas.

Compartiremos una breve reseña de la vida del Rey David, que a pesar de ser venerado como uno de los grandes de la biblia, es un ejemplo claro de un ser humano de carácter débil, sufrido y atribulado, con muchos problemas personales y familiares, el cual sufrió mucho con la ansiedad y la depresión en su vida. Veremos sus conflictos emocionales, temores y angustias escritos por su propia mano y también veremos como su relación con Dios y su fe le dieron la victoria sobre sus problemas al final.

La dura vida del rey David.

El rey David fue una de las figuras más celebradas en la historia de Israel, venerado por su valentía, sabiduría y liderazgo. Nació en Belén alrededor del año 1000 a.C. y fue ungido como rey de Israel por el profeta Samuel. David fue un valiente guerrero y lideró a los israelitas a muchas victorias contra sus enemigos, incluyendo a los filisteos. También es conocido por sus talentos musicales y se le atribuye la composición de muchos Salmos (cánticos poéticos y proféticos) en la Biblia.

A pesar de sus logros, David también tuvo varios fracasos y momentos de desesperación. Fue un ser humano con muchas faltas morales y personales. Cometió adulterio con Betsabé, la esposa de uno de sus soldados, y arregló para que su esposo fuera asesinado en la batalla. Su hijo, Absalón, también se rebeló contra él e intentó derrocarlo como rey.

Estos eventos, entre muchos otros, causaron gran angustia a David y lo llevaron a buscar perdón y refugio en Dios. Es importante recordar que al final, David, a pesar de sus altos y bajos como ser humano, es recordado como el gran rey de Israel de antaño y como un campeón de la fe, el cual en sus momentos más oscuros no cedió ante sus sufrimientos, sino que puso su confianza en Dios.

Momentos de angustia del Rey David

El rey David no era inmune a la ansiedad y la depresión. A lo largo de los Salmos que él escribió, vemos a David expresando sus temores, dudas y preocupaciones.

Hubo muchos momentos en la vida del rey David, donde a pesar de su fe en Dios, tuvo sentimientos de duda y desesperación e incluso se llegó a sentir abandonado. En el Salmo 22, David escribe clamando a Dios: “Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has desamparado? ¿Por qué estás tan lejos de mi salvación, y de las palabras de mi clamor?”. Y continúa diciendo: “Como agua he sido derramado; dislocados están todos mis huesos. Mi corazón se ha vuelto como cera, y se derrite en mis entrañas.” (Salmo 22:14). Palabras que revelan la profundidad de la angustia y la intensidad del sufrimiento que pasaba en esos momentos.

La vida del Rey David no estuvo falta de pecados, tragedias y errores personales que le trajeron mucho sufrimiento, al punto que la culpa y la vergüenza le generaban mucha ansiedad y depresión. En el Salmo 38, escribe: “no hay nada sano en mi cuerpo; por causa de mi pecado, mis huesos no hallan descanso. Mis maldades me abruman, son una carga demasiado pesada.” (Salmo 38:3-4). Y continúa diciendo: “Estoy débil y completamente aplastado; sufro de angustia de corazón” (Salmo 38:8).

Restauración de David

Los escritos de David, siendo un reflejo del estado anímico y espiritual por el que pasaba en esos momentos, nos muestran qué fue lo que cambió su vida por completo después de verse abatido y avergonzado por sus pecados y de sentirse abandonado por el mismo Dios. David entra en razón y reconoce que la raíz de su problema estaba en no reconocer sus pecados y debilidad humana.

En el Salmo 32:3-4 David escribe: “Mientras callé, se envejecieron mis huesos en mi gemir todo el día. Porque de día y de noche se agravó sobre mí tu mano; Se volvió mi verdor en sequedades de verano. Mi pecado te declaré, y no encubrí mi iniquidad. Dije: Confesaré mis pecados al Señor; Y tú perdonaste la maldad de mi pecado.”

Luego en el Salmo 51 escribe: “Ten piedad de mí, Dios, conforme a tu misericordia; conforme a la multitud de tus piedades, borra mis rebeliones. ¡Lávame más y más de mi maldad y límpiame de mi pecado!, porque yo reconozco mis rebeliones, y mi pecado está siempre delante de mí. Contra ti, contra ti solo he pecado; he hecho lo malo delante de tus ojos,”

Finalmente, en Salmo 51:10, David le pide a Dios esto: “¡Crea en mí, Dios, un corazón limpio, y renueva un espíritu recto dentro de mí!”

Este giro rotundo en su vida y acercamiento a Dios hizo que este hombre abatido que sentía que todo su mundo se derrumbaba, surgiera de su ansiedad y depresión y se convirtiera en el campeón de la fe que todos recuerdan hasta el día de hoy.

Momentos de victoria del Rey David

A pesar de sus conflictos internos, la biblia nos dice que David venció su ansiedad y angustia al buscar refugio y perdón en Dios, el cual le dio consuelo y fortaleza.

Lo sabemos porque en el Salmo 34:4, David dice: “Busqué al Señor, y él me oyó, y me libró de todos mis temores.”

Luego, en el Salmo 27, David escribe: “El Señor es mi luz y mi salvación; ¿de quién temeré? El Señor es la fortaleza de mi vida; ¿de quién he de atemorizarme?”. Aquí, vemos a David proclamando su fe en el poder y la protección de Dios; protección de la que antes dudaba por su sentimiento de culpa y pecado. Luego dice: “Aunque un ejército acampe contra mí, o temerá mi corazón; Aunque contra mí se levante guerra, Yo estaré confiado. (Salmo 27: 4).

Vemos a un David completamente diferente y renovado en su fe, positivo y confiado de que nada podrá contra él si Dios está a su lado.

La lucha continua del Rey David

La fe restaurada de David en Dios no significó que sus luchas con la ansiedad y la depresión desaparecieron de la noche a la mañana. Muchos otros acontecimientos tocaron negativamente a David a través de su vida. David perdió un hijo recién nacido, uno de sus hijos violó a su propia hermana, hija también de David, y su hijo mayor lo intentó derrocar, años después. No podemos ni imaginar el nivel de angustia, desesperación y ansiedad que podrían generar estos acontecimientos en la vida de cualquier persona.

Sin embargo, su fe le proporcionó la fuerza y la esperanza que necesitaba para perseverar. En el Salmo 42, David escribe: “¿Por qué, alma mía, estás abatida? ¿Por qué tan perturbado dentro de mí? Pon tu esperanza en Dios, porque aún lo alabaré, mi Salvador y mi Dios” (Salmo 42: 5).

David reconoce sus sentimientos de desesperación y se anima a sí mismo a acudir a Dios en busca de ayuda. Luego dice: “De día el Señor dirige su amor, por la noche su canto está conmigo, una oración al Dios de mi vida” (Salmo 42: 8). Las palabras de David revelan su creencia de que el amor y la presencia de Dios están con él siempre, incluso en medio de sus luchas.

Lecciones que nos deja la vida del rey David


El duro camino de David a través de la ansiedad y la depresión nos enseña que incluso las personas más fuertes y fieles pueden llegar a luchar con problemas emocionales indescriptibles. También nos muestra el poder de la fe en Dios para proporcionar consuelo y fortaleza en medio del sufrimiento. Y la importancia de volvernos a Dios en oración y buscar su consuelo y perdón.

La historia de David también nos recuerda que nuestras luchas con la ansiedad y la depresión no son el final de nuestra historia. Aunque enfrentó muchos desafíos y tragedias a lo largo de su vida, David nunca perdió la fe en el plan de Dios para su vida. Continuó confiando en la provisión y protección de Dios, incluso cuando sus circunstancias parecían terribles. Al final, su fidelidad y obediencia a Dios llevaron a su mayor logro: el establecimiento de la dinastía davídica y el linaje de Jesucristo.

Esto es un poderoso recordatorio de que incluso en nuestros momentos más oscuros, podemos recurrir a Dios en busca de consuelo y fortaleza y para que aprendamos del ejemplo de David y busquemos confiar en la fidelidad y provisión de Dios, incluso en medio de nuestras luchas con la ansiedad y la depresión.

Escrito por:
Picture of Juan Rodríguez

Juan Rodríguez

Juan Rodríguez es un blogger cristiano dedicado al estudio de las Sagradas Escrituras y a compartir su conocimiento. Es líder de jóvenes en su iglesia y tiene pasión por la enseñanza y la predicación de la Palabra de Dios.

Subscribir
Notificar de
guest
(Opcional)
0 Commentarios
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios